UNA ATENCIÓN HOLÍSTICA: LA IMPORTANCIA DE UNA ATENCIÓN SOCIOSANITARIA INTEGRADA.

xabi Blog septiembre 21, 2019

Durante la Asamblea Mundial de la salud en el 2012 se adoptaba una resolución acerca de que “No hay salud sin salud mental”, y sobre la importancia de responder de forma integral y coordinada desde el sector sanitario y el sector social. La importancia de cuidar la salud en general influirá directamente en la salud mental de las personas con afectadas.

Una vida saludable posibilita una organización de horarios para los diferentes quehaceres como la actividad física, la alimentación y el sueño, favoreciendo así un equilibrio de la personalidad y manteniendo un funcionamiento eficaz en su entorno.

La salud mental es un componente integral, esencial y completo que supone un bienestar a nivel físico, mental y social, tanto de modo individual como grupal. Una protección ante las amenazas que proporcione oportunidades de aprendizaje e interacciones validantes que transmitan apoyo emocional y estimulen su progreso.

Las personas que de manera excesiva y repetida evitan ser rechazados y que viven los acontecimientos de su vida de un modo inestable e intenso evidencian dificultades en la gestión de sus emociones, en general y un claro, sufrimiento que reduce la calidad de proyecto vital. Además provoca un deterioro de su bienestar a tanto a nivel físico, psicológico como a nivel social.

La vivencia extrema de sus vidas y una sensación interna de vacío que no consiguen llenar con experiencias saludables, supone constantes crisis y un reto continúo de lucha para enfrentarse a los diferentes desafíos de su día a día.

Una atención cálida, positiva, tranquila que promueva la confianza en sí mismo y una apertura experiencial hacia valores, ideas y emociones, beneficiará en una reducción de manera consecuente dichos sentimientos negativos de su inestable y frágil personalidad.

Este apoyo de los diferentes profesionales, familias y servicios sociales se verá beneficiado de una coordinación y supervisión en red, regular, abierta, flexible y eficaz, de los diferentes agentes. Una comunicación fluida y unos objetivos a largo plazo pero progresivos, que se concreten en un plan de ayuda, que no condenen a la persona afectada y sus acciones, influirán en avances significativos hacia la estabilidad de la persona afectada.

Una organización responsable, integral y colaborativa de los diferentes agentes activos relacionados con la persona afectada será necesario para dar la mejor y mayor atención preparando posibles situaciones de crisis que seguro surjan durante el tratamiento.

Identificar el sufrimiento y estrés real que experimenta la persona y las razones por las que siente rechazo, ira o vergüenza buscarán analizar, no solo el hecho que lo origina, sino también qué provoca y cómo se puede prevenir una entrada en un bucle de negatividad y daño.

El seguimiento constante que promueva una mejor adaptación en su entorno social influirá en un alivio del sufrimiento y en una estabilidad duradera. Un proceso de atención a largo plazo que será duro, en el que se fomentará la creación de una relación terapéutica cercana, validante y segura que favorezca una adhesión al tratamiento. La promoción de programas inclusivos que desarrollen estrategias y habilidades para la mejora de su bienestar manteniendo una conexión directa con la comunidad en la que viven puede beneficiar dicha adherencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies