MITOS Y ERRORES SOBRE EL TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD.

Mitos y Errores sobre el trastorno Límite de la Personalidad
Xavier R. TLP junio 16, 2022

El trastorno límite de la personalidad (TLP) es una afección emocional que causa numerosas dificultades a la persona que lo padece, en diferentes áreas de su persona afectando al funcionamiento general de su vida.

Las dificultades de las personas para regular sus emociones de manera saludable impide el disfrute, afecta a su salud mental en general. Las personas que se desregula de forma automática, impulsiva, muestra una reducida capacidad para controlar sus reacciones corporales involuntarias, poniéndose incluso en situaciones de riesgo y no consiguiendo frenar cuando se sienten molestos, enfadados, o la carga de estrés o ansiedad que detectan es incontrolable.

Las personas que presentan un trastorno límite de la personalidad en ocasiones se encuentran abrumadas por sensaciones y emociones que afectan directamente a su salud mental.

Los efectos sobre autoestima, autoconcepto o autoimagen, autocontrol y las dificultades para enfrentarse  a la incertidumbre y al miedo sobre lo incontrolable provocan una constante sensación de alerta y una incapacidad para relajarse y estar serenos.

Esta angustia o la forma intensa de vivir emociones provoca miedos que impide a muchas personas hacer lo que realmente quieren hacer. Este malestar les altera y les hace muy volátiles causando una tensión directa en las personas que le rodean. La sensación de estar solas o el miedo a quedarse solas (vivencia de abandono) genera una inestabilidad y una vulnerabilidad en sus relaciones interpersonales.

Debido a la complejidad de esta condición, estigmatizada en ocasiones, existen ciertos conceptos, mitos o malentendidos respecto a esta afección, las personas que sufren y la ayuda que pueden recibir.

Estos errores o serias confusiones pueden afectar el modo en que ayudamos, atendemos y vemos a las personas. A veces incluso estos mitos que rodean dicha afección emocional desalientan a las propias personas a buscar apoyo en servicios de salud mental. A continuación querría exponer algunos de estos;

  1. Mito: No existe un tratamiento para personas que presenten TLP.

El tratamiento ayuda a las personas con TLP a sentirse y funcionar mejor a pesar de que es una condición emocional compleja, desafiante y una afección difícil de tratar.

Además, los medicamentos como los antidepresivos y los estabilizadores del estado de ánimo son excelentes opciones cuando se combinan con la terapia.

Las dificultades pueden surgir cuando el tratamiento es tardío o la construcción de la personalidad ha generado habilidades de afrontamiento negativas muy arraigadas y son muy difíciles de modificar.

Además un diagnóstico no significa que la persona no pueda cambiar, avanzar, reducir o controlar la sintomatología con un tratamiento adecuado. La intervención profesional ayudará a la persona a conseguir un funcionamiento mas efectivo en su día a día sin recurrir a comportamientos impulsivos y autodestructivos.

De forma complementaria una pauta farmacológica puede ayudar a reducir síntomas para que el abordaje terapéutico pueda ayudar a las personas a desarrollar habilidades de afrontamiento y cambiar los patrones de pensamiento negativos.

Existen diferentes tratamientos útiles, efectivos y válidos centrados en la persona, causas y factores de riesgo que presentan, las necesidades que presenta, sus experiencias y las dificultades que tiene para un funcionamiento saludable.

-La terapia cognitivo conductual  está conformada por cuatro conjuntos de habilidades: atención plena, efectividad interpersonal, regulación emocional y tolerancia a la angustia. Desarrollar una mayor autoconciencia, habilidades interpersonales y una mayor capacidad para autocontrolar emociones intensas que minimicen patrones destructivos instaurados.

-La terapia cognitiva conductual  facilita a la persona tomar conciencia de pensamientos negativos que pueden estar influyendo en una reducida claridad y respuesta  más efectiva.

-La Psicoterapia Centrada en la Transferencia; la identidad de la persona se ve afectada por su autoestima, sus estados de ánimo y se desarrolla a través de experiencias estables y realistas tanto de uno mismo como de los demás.

Aprender a verbalizar lo que sienten, en lugar de actuar impulsivamente sobre las emociones, mejora el funcionamiento y la satisfacción en las relaciones interpersonales.

-La mentalización ayuda a la persona a reflexionar y entender cómo sus estados mentales y emociones afectan su comportamiento. Centrándose en diferenciar y concentrarse en su estado mental emocional y separar sus propios pensamientos y sentimientos de los que le rodean y pueden estar suponiendo un comportamiento poco saludable.

-Terapias grupales que facilitan apoyo y permiten que las personas compartan sus experiencias con los demás. Un grupo seguro, validante y que trata diferentes temas  a través de diferentes herramientas terapéuticas (arte, música, teatro, etc…)

  1. Mito: Las personas con TLP no son capaces de lograr una vida plena.

La construcción de la personalidad es un proceso largo y diferente para cada persona. El apoyo, la atención y el proceso terapéutico favorece esa construcción o desarrollo de una personalidad más saludable, independiente, nuevas habilidades para enfrentarse a obstáculos que surjan y vivir aquella vida que desea.

Estudiar, trabajar, disfrutar del tiempo libre, formar relaciones saludables serán aspectos que surgirán y serán algo que llene a la persona. Un proceso de terapéutico ayuda adecuado que para que la persona no se centre solamente en aspectos negativos mejorará significativamente estas posibilidades

Abordar la sensibilidad que presentan hacia al rechazo o su miedo al abandono, facilitará el éxito en formar relaciones más estables, saludables y duraderas.

  1. Mito: La persona con TLP solo busca de atención con sus comportamientos y debe ignorarse.

Las autolesiones, intentos de suicidio, impulsividad son formas de mostrar una angustia inmensa,  un dolor incontrolable agonizante que deben ser atendidos. No es una afección cómoda sino sensaciones de gran estrés y ansiedad. Un intento desesperado de sentirse bien que se afronta de forma no saludable y que no acaba de encontrar ese alivio que se busca.

Es importante resaltar que esta vivencia negativa, tan intensa y desesperada nadie elegiría vivirla de esa manera. Todas estas amenazas o intentos impulsivos hay que tomarlos en serio. El riesgo está ahí presente.

Validar ese dolor puede facilitar rebajar la tensión y luego facilitar ayuda que aborde formas saludables de gestionar dicho malestar y alternativas para encontrar ayuda para ello.

4. Mito: La afección del TLP es una elección de la persona.

Las personas con TLP no eligen esa vida o una forma tan intensa de vivir las emociones o sentimientos negativos. En ningún caso disfrutan, ni consiguen beneficios alguno para su persona sino que lo que provoca es una vida de caos a su alrededor.

Además este trastorno de personalidad es un diagnostico universalmente aceptado y recogido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM). La Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-10) lo acuña como trastorno de personalidad emocionalmente inestable (EUPD).

  1. Mito: El TLP surge por un trauma vivido en la etapa infantil.

Eventos traumáticos vividos en la infancia (abusos, abandonos) pueden ser factores de riesgo (no por ello se desarrolla un trastorno de personalidad) pero no serian las únicas causas.

Existen diferentes aspectos o factores de riesgo que podrían aumentar o condicionar la posibilidad de desarrollar una condición u otra afección emocional.

Algunos de estos factores de riesgo en personas que presentan un TLP podrían incluir:

  • Antecedentes familiares.

  • Condiciones biológica/cerebral que provoca determinados cambios cerebrales inexplicables en determinadas áreas encargadas de controlar impulsos y emociones.

  • Otras circunstancias ambientales o sociales

  1. Mito : las personas que tienen TLP no se ayudan a sí mismas.

Cuando una persona está mal, normalmente no quiere estar mal. En ocasiones desconoce o no tiene adquiridas e interiorizadas herramientas adecuadas para ayudarse a sí mismo y favorecer su bienestar.

Muchas personas no han aprendido a gestionar nunca, de forma saludable, sus emociones. El tiempo y un apoyo validante logran que la persona lidie con su malestar y mejore.

  1. Mito: Solo las mujeres tienen el trastorno límite de la personalidad.

Aunque afecta a un mayor número de mujeres, que con frecuencia suelen buscar tratamiento psicológico y reconocer su salud mental más que los hombres, estos también pueden presentar esta afección y en ocasiones pueden ser más reacios a buscar ayuda.

  1. Mito: Las personas con TLP no son capaces de amar y son insoportables

Todo el mundo tiene capacidad para amar y ser amado.

Las personas con TLP luchan constantemente por controlar sus emociones (miedo al abandono) y manejar sus comportamientos. Los cambios rápidos impacientes e impulsivos en sus estados de ánimo pueden afectar a sus relaciones

Vivir o tener una relación con alguien que tiene una afección emocional es una experiencia difícil, pero eso no imposible.

  1. Mito: Las personas con TLP son peligrosas.

Es cierto que las personas con TLP pueden tener periodos de gran  irritabilidad en los que pueden hacerse daño (intentos autolítcos) representando un mayor peligro para ellos mismos.

La dificultad para gestionar la rabia no significa que sean una amenaza constante para los demás pero si pueden trasladar esa frustración en forma de agresividad hacia las personas mas cercanas.

  1. Mito: es solo otro nombre para la esquizofrenia o el trastorno bipolar

El TLP no es un trastorno de esquizofrenia  o un trastorno bipolar , o incluso un trastorno de estrés postraumático. Si bien existen algunos síntomas, (cambios en  los estados de ánimo), que se presentan en dichos trastornos son afecciones completamente diferentes que supondrán otros tipo de tratamiento y abordaje.

Una atención clínica que realice una evaluación completa podrá facilitar un diagnóstico al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos: AVATI TP-TLP, como responsable del tratamiento de tus datos personales, te informa de que la finalidad de la recogida de estos datos es la de gestionar y responder a tus comentarios, así como el control anti-spam. La legitimación se establece bajo tu expreso consentimiento. No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Puedes ejercer el derecho de acceso, rectificación, portabilidad y olvido de tus datos personales. Para ejercer estos derechos, puedes ponerte en contacto con nosotros, mediante la siguiente cuenta de email: . Encontrarás una información más detallada en la política de privacidad.

4 + 19 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.