EL VACIO, LA FALTA DE SIGNIFICACIÓN EMOCIONAL EN LA PERSONA.

xabi Blog abril 21, 2019

La falta de un sentido interno de la persona, perdida sin rumbo, incomprendida y confundida, indefensa sufriendo en silencio su soledad, una identidad frágil fracturada y difusa a nivel emocional.

Una persona incapaz de ser autónoma, inconstante, ambivalente con dificultades para responder al cariño que se le presenta, contradictoria, dramática, inestable que regresa constantemente al recuerdo intolerable que le sitúa en una espiral de negatividad imposible de abandonar.

Una desconexión emocional o una extrema desesperación que puede llevar a una falta de comprensión en su círculo más cercano. Una sensación tan desagradable que hace que encontrar la felicidad en tu interior sea una tarea inalcanzable.

La búsqueda de estabilidad, una identidad y un significado en la persona puede provocar en muchas ocasiones intentos desesperados de llenar ese vacío emocional, mental o espiritual de manera impulsiva o autodestructiva.

Sumida en su propio caos y en constantes reacciones extremas, muestra una clara ausencia de significación para la persona en el mundo en el que vive, interfiriendo en sus  relaciones interpersonales. En numerosas ocasiones este sentimiento hace difícil que la persona pueda cumplir mínimas responsabilidades y las tareas cotidianas puedan convertirse en algo complejo e imposible de atender y gestionar.

La desconexión y la insatisfacción presentes en su comportamiento provoca la búsqueda desesperada de maneras para llenar ese hueco de la manera menos saludable y más peligrosa. Formas desadaptativas como el consumo de sustancias tóxicas, comer o comprar de manera compulsiva son formas de autoinflingirse daño que pueda evitar contemplar ese dolor interno.

La experiencia de un desapego emocional temprano, un sentimiento intenso de abandono o figuras de autoridad invalidantes, pueden haber generado esta situación amenazante, para la que la persona ha desarrollado un sufrimiento y una angustia que provoca un constante rechazo, vergüenza, una desregulación afectiva y el desarrollo de una coraza emocional impenetrable.

Un vacío, que caracterizado por esa recurrente desesperanza, impulsividad, inestabilidad o falta de integración del yo, deja sumida a la persona en una sensación insostenible de soledad.

Este patrón de comportamiento normalizado por la  persona afectada ha sido establecido a lo largo de un tiempo de manera inconsciente. De manera que ayudar a la persona en su lucha por llenar dicho vacío existente de manera saludable se antoja imprescindible fomentar algunas pautas psicoeducativas como las siguientes;

-Buscar y estructurar actividades satisfactorias a nivel emocional que puedan conectar a la persona con su yo y desatender los pensamientos destructivos que se apoderan de la persona.

-Mejorar las habilidades de autocuidado.

-Conocer las diferentes emociones primarias y secundarias y como estas le afectan en su vida de modo que pueda aprender a autorregularse.

-Gestionar la incertidumbre

-Una atención importante al autoconcepto y autoestima de la persona afectada que pueda dotar a la persona de una mayor confianza en sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies