EL ACERCAMIENTO RELACIONAL EN MOMENTOS DE CONFINAMIENTO.

xabi Blog abril 23, 2020

La actual situación de alarma sanitaria y sus implicaciones son especialmente desafiantes para personas con problemas de salud mental y sus familiares.

En todos los lugares, las familias están sufrido limitaciones físicas y mentales dentro de sus propios hogares. Escuchamos las dificultades en la convivencia en espacios reducidos, la perdida de seres queridos y una situación económica que complica todo si cabe mucho más.  Y de nuevo serán las relaciones que establezcamos, aquello que nos pueda ayudar ante esta situación caótica.

Aquellas relaciones seguras y saludables que establecemos a lo largo de nuestra vida ayudan y promocionan nuestro bienestar. Mantener y generar vínculos sociales con familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y otras personas en estos momentos de aislamiento sigue siendo importante ya que dicho bienestar mental, emocional, e incluso físico, se verá directamente beneficiado.

El distanciamiento social actual está teniendo un impacto significativo en nuestro bienestar mental y emocional, provocando sentimientos negativos de miedo, rabia y tristeza. Las personas afirman tener dificultades para gestionar su autocontrol y la incertidumbre del momento desafiante que experimentan.

El reto de afrontar este desafío será utilizando de modo adaptativo estrategias que puedan ayudarnos a controlar los sentimientos e impulsos negativos que puedan aparecer.

Durante este tiempo será importante mantener una estructura, una rutina que recoja una organización de diferentes conexiones validantes y saludables con grupos de personas.

La construcción de un circulo equilibrado de apoyo a nivel práctico (que le despierte o recuerde alguna actividad que pueda hacer) o a nivel emocional (escuchar a otras personas que comparten historias de superación personal en momentos difíciles de sus vidas).

La elaboración de un plan con diferentes posibilidades de apoyo y ayuda grupal podrá utilizarse como una caja de herramientas que, dependiendo del momento, podamos utilizar una u otra, de modo que aquello que utilicemos se ajuste de manera más adecuada.

Participar en actividades gratificantes que se realicen en grupo, a través de las diferentes posibilidades de las plataformas digitales, fomentará nuestro sentimiento de pertenecía y conexión comunitaria.

Grupos de ejercicios de meditación, relajación o expresión corporal reducirán el sentimiento de angustia, soledad y aislamiento, proporcionándonos una mayor estimulación, energía y una distracción necesaria, en compañía de otras personas.

Asistir a eventos virtuales gratuitos de interés personal (teatro, visitas a museos, charlas, juegos, etc.) o participar en retos creativos pueden ser maneras de expresión que nos mantengan conectados con otras personas.

A través de actividades individuales como escritos en un blog, elaboración de dibujos o canciones puede favorecer una expresión emocional que también ayude a otras personas a adquirir esa herramienta para su día a día.

En ocasiones, también formar parte de la comunidad en la que vivimos y de las iniciativas de ayuda que puedan existir (voluntariado, reparto de comida a personas que lo necesiten,…) impulsa la gratitud y la confianza en nuestras virtudes y recursos personales.

La seguridad que genera estar conectado con otras personas, ser escuchado cuando hablas sobre lo que sientes, genera una mayor adaptación al medio, una mayor autoestima, confianza y  placer … en definitiva, una relación sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies