La centralidad de la familia en la ayuda.

xabi Blog, portada julio 11, 2018

La familia ocupa un lugar central en la red de apoyo de la persona, sus miembros constituyen figuras de referencia y una importante ayuda tanto en la evolución de la enfermedad como en el desarrollo de la persona afectada.

Esta red familiar pasa por un proceso de aceptación y adaptación a la enfermedad y necesita de un aprendizaje que les proporcione pautas y herramientas necesarias para afrontar las difíciles situaciones que la enfermedad manifiesta dentro de las relaciones familiares.

Existe un importante sufrimiento en todas las personas que forman la unidad familiar, por lo que, para que estas puedan ser un apoyo, será necesario que trabajen sentimientos como angustia, negación, impotencia y avancen hacia la aceptación de la nueva situación familiar y de la persona con enfermedad. Para ello, es fundamental un trabajo personal de cada miembro de la familia que facilite este proceso y que tenga en cuenta los siguientes aspectos:

– Conocer la enfermedad y las necesidades de la persona.

– Crear una buena relación con el familiar y comenzar relaciones con todas aquellas personas que puedan apoyar a su familiar.

– Buscar apoyos en personas o recursos que puedan facilitar su proceso de ayuda y convivencia con la persona con enfermedad mental.

– Tener expectativas realistas respecto a su familiar e intentar apoyarle en base a éstas.

– Abordar el tema de la enfermedad de manera normalizada y tratar con la persona y aquellas personas de su entorno con claridad todos los temas relacionados con ésta.

Las familias, unidas y representadas por el movimiento asociativo, se han constituido en muchas ocasiones en portavoces de las necesidades de este colectivo y desde ahí han reclamado el acceso universal a los mejores tratamientos, la ampliación de los recursos de toda índole, la promoción de la investigación y medidas de protección legal adecuadas a la realidad social.

El apoyo, orientación, información y ayuda a las familias acerca de dicha problemática (etiología, evolución, tratamiento, condiciones de vulnerabilidad, factores de protección, factores de riesgo, etc.) mediante programas de ATENCIÓN DIRECTA , TALLERES PSICOEDUCATIVOS, y del mismo modo, también grupos de autoayuda y apoyo mutuo.

Teniendo como fin que estas familias puedan aprender y desarrollar habilidades de aceptación de dicha problemática, un mejor afrontamiento de situaciones difíciles en la convivencia con su familiar, y contribuirá a mejorar la situación y calidad de vida de la propia familia. Así una implicación familiar será un gran recurso activo en el difícil proceso de recuperación personal del familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies