El ajuste de límites claros y consistentes en una relación de ayuda.

xabi Blog diciembre 31, 2018

En muchas ocasiones dar una respuesta adecuada a un persona que presenta un desorden de su personalidad es difícil. Adquirir conocimiento sobre los comportamientos de nuestro ser querido, validar sus sentimientos, mantener una comunicación clara, una presencia emocional, un apoyo responsable o establecer límites, son algunas de las claves que pueden ayudar a nuestra persona querida y la relación que mantenemos con ella.

Establecer límites que sean claros y consistentes es una tarea complicada donde se encontrará enormes resistencias de la persona afectada y que deberá buscar aquellos momentos de tranquilidad dentro de un ambiente falto de tensión. Esto supone en ocasiones un gran desgaste energético, un esfuerzo descomunal y una fuerte firmeza que a menudo se convierte en una de las decisiones más difíciles pero que se debe tener presente que eso a menudo lleva a forjar un camino hacia un futuro más brillante. Los límites de tolerancia de las personas que intentamos ayudar deben ser claros para que las personas afectadas puedan saber que se espera que entiendan.

En numerosas ocasiones las conductas que muestran las personas afectadas pueden parecer barreras infranqueables que nos intenten provocar un retroceso en nuestra ardua y difícil labor pero que de manera considerable favorecerá nuestra relación de ayuda y además beneficiará que nuestra persona querida lidie mejor con el mundo exterior (la sociedad, en el ámbito laboral, formativo o incluso en el sistema legal).

El límite en una relación implica un orden, una estructura, seguridad y estabilidad en situaciones de caos. Esta herramienta busca conseguir restablecer un ambiente de mayor confianza, comprensión y respeto, una relación significativa. Además es importante tener presente que esto tendrá beneficios en la persona querida que adquirirá mayores cotas de autonomía personal y un empoderamiento de su responsabilidad.

La persona afectada podrá así enfrentarse a la frustración, ira o enfado que de manera recurrente pueda presentar. La vivencia de la ira o la frustración son sentimientos con los que tienen que aprender a vivir y a vencer para poder observar, reconocer e interiorizar las consecuencias de esa falta de autocontrol emocional.

Al establecer límites en estas elecciones y conductas, los miembros de la familia pueden motivar a las personas para que asuman una mayor responsabilidad y tengan límites apropiados dentro de sí mismos.

La paciencia, constancia, nuestro trato ajustado y comprensivo (sin juzgar e invalidar) serán aspectos que deberemos tener en cuenta así como nuestro termómetro emocional y nuestro estado energético para poder atender el desarrollo de la tarea de plantear límites.

Estas personas con frecuencia buscan límites firmes de sus figuras referenciales. En ocasiones demandan una enorme atención de manera abusiva, buscando una solución inmediata al problema que les preocupa y que su inseguridad e incapacidad para gestionarlo les haga sufrir. La búsqueda de una respuesta urgente en las personas más cercanas implicará a veces establecer unos límites que deberán ser contemplados desde la calma, atención empatía y respeto hacia nuestro ser querido.

Esta difícil tarea traerá la recompensa de un ambiente más saludable, fortalecerá la autoestima y el crecimiento personal de la persona afectada y la relación de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies